Jueves, 22 Mayo 2014

Pocos ámbitos como el de la comunicación han asistido a una auténtica revolución en los últimos 20 años. No se trata de la tecnología o -mejor dicho- tan sólo de la tecnología. Si no de cómo ésta ha puesto patas arriba la forma de comunicarnos, tanto en el ámbito personal como en el profesional.

Nuestro cliente no es ese sujeto pasivo al que lanzamos nuestros aburridos comunicados de empresa. Nuestro cliente opina, comparte, valora... Escribiendo estas líneas me viene a la mente la cara de Oscar cuando le sugerí que necesitaba una nueva web para OHR... ¿Otra?

La primera web la hicimos en 2002, cuando empezó a acuñarse el lema “si no estás en internet no existes”. Y había que estar “a lo grande”... con animación y música de fondo. Doce años y tres webs más tarde asistimos a una auténtica revolución en la que el posicionamiento web es lo importante. Porque en internet, como en todos los ámbitos empresariales, lo que importa son los resultados.

El posicionamiento web no responde sólo a complicados algoritmos. Como la propia palabra indica, se trata de tomar posición, de reflexionar sobre esa pregunta-tipo de toda entrevista laboral que se precie... ¿dónde te ves dentro de cinco años? ¿Dónde quieres que esté tu empresa entonces? Tenemos que ser capaces de reinventarnos, de adaptarnos a esta nueva forma de interiorizar la tecnología en nuestras vidas.  Y aplicarla a nuestro modelo de negocio.

Atrás quedó la comunicación unidireccional de las primeras webs. Superamos la explosión de la web social, con la llegada de las redes sociales, los wikis, los blogs...  Asistimos a la época de la web semántica o web 3.0 y ya se vislumbra a la vuelta de la esquina la web 4.0 o ya bautizada como web inteligente. Lo que está claro es que en el camino, el rol del usuario ha ido creciendo en protagonismo, reivindicando su papel como eje central del propio proceso de comunicación.

No se trata de usar las nuevas tecnologías con una visión tradicional de los negocios, sino de crear nuevos modelos de negocio gracias a las nuevas tecnologías.

Utilicemos los puntos fuertes de internet:

  • Nos permite asumir un menor riesgo a la hora de emprender un negocio.

     

    La validación inicial requiere poca inversión y permite adaptar un producto o servicio en función de la respuesta obtenida y modificarlo gracias al feedback que obtengamos.

  • Nos abre la puerta a un mercado global.

    Frente a los costes prohibitivos de las campañas convencionales en televisión y/o en otros medios de masas, internet nos permite acceder a millones de usuarios a un coste razonable.

  • Nos ayuda a establecer una relación de tú a tú con nuestros clientes

    Podemos obtener información de primera mano sobre nuestros clientes, atender sus demandas y, en definitiva, establecer vínculos emocionales que les fidelicen.

Estas ventajas diferenciales de internet –que para muchos se han revelado exclusivamente como amenazas- han sido aprovechadas  ya en numerosos sectores, como en el de la alimentación, en el que muchos productores han sabido ver la fuerza de este medio y se han beneficiado de la oportunidad que les ofrece en la relación directa con el cliente, eliminando los intermediarios.

Otro sector que ha evolucionado paralelamente a la presencia de las nuevas tecnologías en nuestras vidas es el de la moda. Los clientes han pasado de mirar en internet y luego comprar en la tienda física a lo contrario, que los gurús del marketing bautizaron como showrooming: ahora el cliente se lo prueba en la tienda para acabar comprando online.

Lo que parece más que probado es que la evolución de las nuevas tecnologías ha implicado una transformación total en la forma de llevar a cabo los negocios. Quede claro, internet no es un todo en sí mismo pero sí ha de ser tenido muy en cuenta para establecer una experiencia global con nuestros clientes y, en mayor o menor medida, ha de adaptarse e integrarse en la evolución de nuestro modelo de negocio.

Amaya Ituráin, Exea Comunicación

OHR Consultoría

OHR Consultoría, Estrategia y gestión empresarial.

Sitio Web: www.ohr.es

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, entenderemos que acepta su uso. Saber más

Acepto