Destacado
Jueves, 04 Diciembre 2014

En el presente artículo, la autora aborda dos aspectos. El tema central es, sin duda, la importancia de la LOPD, la cual con el paso del tiempo va calando en las empresas, si bien es justo reconocer que está costando más de lo que debiera.  Al hilo de ello, se denuncia el mal uso de la cultura low cost para este tipo de trabajos, la cual si no se utiliza de manera adecuada nos terminará generando importantes problemas.

Marisa Martinez

Abogada especialista en derecho TIC y Protección de Datos en Norlet Consulting S.L.

EL LOW COST ¿LLEGA? A LA CONSULTORIA LOPD

Estamos en tiempos difíciles, tiempos de crisis, tiempos de apretarnos el cinturón, como decimos en mi casa. Todos miramos las ofertas, miramos los precios e intentamos comprar lo mejor posible, acorde con nuestro bolsillo. Es constante la publicidad que nos llega sobre los comparadores de seguros, viajes, telefonía…. Se está desarrollando la cultura del low cost, a todos los niveles y servicios. Parece que el que no compara para comprar barato o comprar “chollos” es poco menos que “tonto”.

Pero hay ámbitos, hay servicios en los que el low cost no funciona o, mejor dicho, no debemos permitir que funcione. Nosotros, como profesionales de la consultoría tenemos una obligación de dignificar nuestra profesión, NO TODO VALE cuando se trata de velar por la viabilidad o no de una empresa, NO TODO VALE cuando se trata de asesorar y aconsejar sobre cómo proteger sus activos personales y de negocio.

En mi campo, la asesoría y consultoría en protección de datos, estamos sufriendo el acoso y casi derribo de las “empresas especializadas” en adaptaciones LOPD a “coste cero” de esas que dicen que con un curso bonificado por la fundación tripartita, la empresa está en disposición de cumplir con las directrices de la Ley de Protección de Datos y, además, con certificado de calidad y todo!!

Un fallo en la gestión de la información, un acceso no autorizado, una pérdida de datos por cualquier incidencia, puede hacer tambalear los cimientos de cualquier empresa, de la tipología y sector que sea. Por eso tenemos que buscar la ayuda de un buen equipo que no sólo haga que cumplamos la ley, sino que sea cercano, que sea confiable, que hable nuestro mismo lenguaje y nos tranquilice en nuestra andadura empresarial.

Un consultor es un asesor especializado, un profesional altamente cualificado que lleva a sus espaldas mucha formación y mucho dinero invertido en ella. Su saber hacer puede convertir una empresa mediocre en una empresa puntera, o una empresa con dificultades en una empresa saneada; aporta ese plus, esa distinción para que esa empresa, da igual su tamaño, forma o color, supere las expectativas de sus clientes, de sus trabajadores, ofreciendo un VALOR AÑADIDO real.

La empresa que confía y valora este trabajo profesional invierte no sólo en un cumplimiento normativo, sino en seguridad, en su continuidad y en su crecimiento. Invierte en valores tan importantes como la confianza y la tranquilidad de saber que siempre va a tener una respuesta sea la hora que sea, una cara amiga con una sonrisa, aunque llueva y una mano en la que apoyarse.

Esto es lo que he aprendido con OHR, que no hay negocio grande o pequeño, que hay sueños que se pueden cumplir y que son las personas las que hacen empresa, que hay que aprovechar las oportunidades y agradecer y yo quiero agradecer a OHR haberme confiado la seguridad de sus datos, la gestión de sus protocolos internos de LOPD y haber creado este vínculo mutuo de confianza, y tranquilidad también para mí.

OHR Consultoría

OHR Consultoría, Estrategia y gestión empresarial.

Sitio Web: www.ohr.es

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, entenderemos que acepta su uso. Saber más

Acepto