Jueves, 16 Octubre 2014

Vivimos tiempos de incertidumbre en los que el mercado, lejos de analizar en profundidad sus puntos débiles para tratar de subsanarlos, apuesta por mantener una dinámica continuista que perjudica una y otra vez al consumidor final.

Alberto Moreno Arratibel

Director de ALS Correduría y Consultora de Seguros

En la actualidad, los consumidores se ven sometidos a un bombardeo constante de ofertas de seguros a través de Internet, televisión etc  que hablan de enormes ahorros pero no de la pérdida de calidad en el servicio así como de la  disminución de  coberturas  que conllevan en la gran mayoría de las ocasiones. Una pérdida que el consumidor no suele detectar hasta que padece una incidencia o siniestro. Es entonces cuando se queda desamparado y surgen los problemas.

El caso de la banca es aún más preocupante, ya que muchas entidades financieras ‘obligan’ a firmar pólizas con ellas para que el consumidor pueda ver su patrimonio personal o societario protegido, una práctica que los corredores de seguros llevamos años denunciando al contravenir claramente la legalidad vigente.

Las propias compañías se hacen la competencia a ellas mismas donde parece que lo único importante es el precio, olvidando  los principios más importantes del rigor técnico asegurador.

Así que en este contexto de la búsqueda exclusiva del rédito económico, el consumidor se ve relegado a un segundo plano. Nadie se preocupa por él, ni por proteger sus intereses y necesidades.

Un mundo donde el valor del conocimiento cada día es más escaso ya que algunos utilizan la cada vez mayor falta de criterio y formación del cliente potencial. El cliente es vago, mejor dicho lo han hecho vago. Hemos dejado que se cree un  perfil de cliente cada día más bajo y con menor criterio. En este mundo de mercadeo  donde solo vale el “yo se lo hago más barato “  surge la figura del Corredor de seguros  que camina de la mano del asegurado. Que vela por el correcto desarrollo de su  entorno profesional y empresarial  en el ámbito de los seguros, que analiza con rigor sus necesidades y coloca su riesgo dentro de las MÚLTIPLES posibilidades que ofrece el mercado.

Debemos aprender a caminar al lado de nuestros clientes, sentir y crecer con ellos. Porque ponerse en la piel del otro es saber escuchar, compartir y comprender. Es vital que el consumidor crea en nosotros, que se sienta protegido y arropado en todo momento.

En ALS queremos que el cliente aprenda con nosotros y que, en la medida de lo posible, adquiera las herramientas y la cultura aseguradora necesaria para comprender los mecanismos del mercado actual. Deseamos que nuestros clientes sean sabios. Porque así ellos se verán beneficiados y, al mismo tiempo, reconocerán nuestra labor en toda su dimensión.

De ahí que considere imprescindible rodearme de profesionales de primer nivel, fomentar las sinergias entre diferentes sectores. Y en OHR me garantizan algo fundamental, aunque a simple vista pueda parecer algo simple: tranquilidad. Ellos también lo dan todo por mí y hablamos el mismo idioma. Me ayudan a ser mejor consumidor, mejor profesional, a buscar siempre la excelencia en mi trabajo. Por eso, debo darles las gracias. Una parte de nuestro éxito también les corresponde a ellos.

OHR Consultoría

OHR Consultoría, Estrategia y gestión empresarial.

Sitio Web: www.ohr.es

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, entenderemos que acepta su uso. Saber más

Acepto